Every Nigger is a star!! (Ho99o9 dixit)

La sala Caracol presentaba algo menos de media entrada para el concierto de estos dos acémilas que mezclan hardcore, punk, hip hop y techno a partes iguales. La referencia más clara la tendríamos en Prodigy o Atari teenage riot, por aquello de poner etiquetas y referencias reconocibles para intentar ubicar a este directo y efectivo dúo norteamericano Ho99o9 (pronúnciese Horror)

Un miércoles antes de un gran evento musical de tres días en la capital no contribuía mucho a la afluencia de público a la sala Caracol, pero aún así un buen puñado de mentes y oídos menos acomodados se dieron cita para la escueta y breve (apenas 50 minutos y nuestro body pedía más) puesta en escena de este dúo formado por  theOMG y Eaddy.

El único instrumento acústico que presidía el escenario era una batería de escasos aparatos coronada por un pequeño disparador sampler. Con no cierta puntualidad salió a escena y se sentó ante ella Mr. Brandon Pertzborn (baterista de Black Flag que aporreó de lo lindo su set y nos hizo venirnos arriba en mas de una ocasión con ritmos industriales y tribales a doble bombo). Le siguieron los protagonistas de la noche, los mencionados theOMG y Eaddy, que no pararon de brincar y saltar desde los amplificadores durante todo el concierto. Incendiarios, sin duda. 

Y fue arrancar con Street Power y se armó la gorda. Del Punk al hardcore pasando por el metal industrial todo aderezado con letras hip hop incendiarias, mezclando los Prodigy más hedonistas con los Beasty Boys más combativos, con el Iggy Pop más enérgico, con los Exploited más guerreros o con los Atari Teenage Riot más desquiciantes. Pero en definitiva el fin último era bailar, bailar como si no hubiera un mañana, y así sucedió entre las primeras filas donde se sucedían los empujones, carreras y patadas; y donde el propio theOMG se unió a los empujones con el tema City Rejects. Se mezclaban también los ritmos dub (War is Hell) con el gansta rap (United States of Horror). 

Y luego un sinfín de guiños dentro de sus samplers como el Crazy Train de Ozzy o Every Nigger is a star de Boris Gardiner, todo aderezado con ruidos infernales y beats industriales. Sólo nos falta entender sus incendiarias letras sobre el racismo, la política o el dinero para terminar de caer rendidos a su propuesta.

Muy recomendables para una limpieza de espíritu encabronado (como alternativa a matar a tu jefe). Catárquicos!!!

5 de julio, Sala Caracol (MADRID)

Texto y fotos: GómeZ

REF: 5/7/17 // Stock: .