Bruce Spingsteen pincha en su paso por Madrid

21 de mayo, Estadio Santiago Bernabéu (Madrid)

Mucho se ha escrito sobre el concierto de Bruce Springsteen del pasado día 21 en Madrid. Y casi todo acertado, pero lo que algunos no se han atrevido a decir es que, a pesar del ambiente incomparable que siempre rodea a sus conciertos y de la ocasión especial con la gira aniversario del emblemático The River, el concierto del Boss fue un tostón con un sonido lamentable… El Boss cuenta por miles sus fans incondicionales que veneran cada cosa que hace; tanto los fans de toda la vida, los que han crecido con él y entienden sus orígenes, capaces de empeñar sus sueldos por una entrada y una camiseta (35 eurazos); como los de nuevo cuño que le siguen por aferrarse a una identidad que les queda alejada. Estos últimos suelen ser, por lo general, los más talibanes en la defensa del de New Jersey. El caso es que el Estadio Santiago Bernabéu lucía un impresionante lleno para la consabida comunión con este ídolo del otro lado del charco. Con ola del público incluida se presagiaba otra gran noche de rock americano. Todo el mundo sabe ya lo que depara un concierto de Bruce Springsteen con la E Street Band, mínimo tres horas de rock and roll y de himnos generacionales aderezados de un buenrollismo a ratos empalagoso (vaya si no estaba preparado la subida del niño al escenario a abrazar al Boss mientras cantaba como si de un mesías se tratase). Esto, señores, sólo lo podía hacer con cierta naturalidad el fallecido rey del pop. Desde nuestra posición inicial en la grada se oía un constante zumbido, así que bajamos al césped para ver si era una cuestión nuestra. El zumbido, desapareció, sí, pero el sonido seguía siendo igual de malo y eso que nos situamos junto a una de las columnas de repetición detrás de la mesa de sonido. Springsteen salió a escena a eso de las 21:10 acompañado de los musicazos que conforman la E street band. "One, two, three,…" y al tajo. Bruce Springsteen es un obrero del rock. No descansa ni un minuto sobre el escenario y se aprecia que lo está dando todo en cada nota y en cada pulsión de su telecaster. Pero a veces eso no basta. El resto de la banda estuvo desigual a lo largo del concierto, como si de un trámite se tratase. Tocando sin alma. El sonido de las guitarras se notaba demasiado procesado y los temas perdieron naturalidad, los solos de Jake Clemons tienen la sombra de su tío planeando en cada nota, y no pasó del aprobado, Steve Van Zandt estuvo más que discreto, al igual que Patti Scialfa. Si acaso el único que destacó notablemente en ciertos momentos del chou fue Nils Lofgren, con algo más de intención en su interpretación. Pero al Boss Springsteen se le perdona todo (siempre y cuando seas fan suyo). No pasará este concierto como uno de los más emblemáticos de sus visitas al Bernabéu. Texto y fotos: GómeZ El set list de tan magno evento: -Badlands -My love will not let you down -Cover me -The ties that bind -Sherry darling -Two hearts -Wrecking ball -My city of ruins -Hungry heart -Out in the street -The promised land -Trapped -The river -Point blank -Downbound train -I'm on fire -Darlington county -Working on the highway -Waitin' on a sunny day -Johnny 99 -Because the night -Spirit in the night -Human touch -The rising -Land of hope and dreams Encore -Born in the USA -Born to run -Glory days -Dancing in the dark -Tenth avenue freese-out -Bobby Jean -Twist and shout -Thunder road
REF: 12134 // Stock: .